Escalera de madera Recta

Maderas para escaleras

Madera alistonada o madera en tablón

La madera alistonada está compuesta por piezas de madera maciza unidas entre sí, siguiendo un diseño similar al parquet. Se usa habitualmente en las escaleras por su solidez y su resistencia al abarquillamiento, y en Newak Dos Ibérica S.L. la recomendamos a todos nuestros clientes. 

Serie AT (Maderas disponibles en madera alistonada y en tablón)

Pino

Madera de pino

Pino Melis

Madera de Pino Meli

Haya

Madera de haya

Roble

Madera de roble

Sapeli

Madera de Sapeli

Iroko

Madera Iroko

La madera en tablón está hecha de una sola pieza o varias piezas unidas entre sí, aunque siempre de mayor anchura que la madera alistonada. Cuando el tablón está formado por varias piezas, la unión se realiza de lado a lado, en lama continua, por lo que no tiene ese diseño característico del parquet.

Serie T (maderas sólo disponibles en tablón):

Jatoba

Madera de Jatoba

Nogal

Madera de Nogal

Wengué

Madera de wengué

Arce

Madera de Arce

Cedro

Madera de cedro

 

 

Cuidados para las escaleras de madera

Como conservar en buenas condiciones la escaleras de madera

Consejos para el cuidado de la madera en el hogar

La madera es uno de los materiales con mejores características estéticas y de durabilidad. Para limpiar se escalera de madera, quite el polvo, barra y pase un trapo con regularidad. No moje los objetos de madera natural que no hayan sido pulimentados con barnices anti-humedad.

Lustre la escalera sólo cuando sea necesario, siguiendo estos tres pasos:

1. Limpiarla bien para evitar manchas y posibles rozaduras.

Aplicar un producto indicado para limpiar madera y dejar que se seque por completo. Recuerde que no debe mojar la madera en exceso. Si comprueba que tiene carcoma, trate la madera con insecticidas antes de limpiarlo. Una vez que los productos químicos hayan hecho efecto, tape los orificios con pasta de madera.

2. Pulir su superficie para eliminar las impurezas.

Lije la madera y después pase la aspiradora para que el polvo generado no se mezcle con el barniz que aplicará después. Según el estado en que se encuentre la madera, se pasarán diferentes tipos de lija; una, dos o hasta tres veces para conseguir un acabado perfecto. En la primera pasada, es conveniente utilizar una lija de grano grueso para eliminar todos los restos. En la segunda, una de grano medio para igualar la superficie, terminando con una lija de grano fino para alisarla.

3. En último lugar, darle unas capas de barniz y cera para protegerla.

Para conseguir un buen acabado, deberá barnizarse (pulimentar). Aplicar el barniz a la madera siguiendo siempre la misma dirección y extendiendo bien. Cuando la primera pasada esté bien seca, volver a lijar y, a continuación, dale una segunda capa. Si el objeto de madera es relativamente viejo, se puede barnizar hasta cuatro veces.